Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

Elegir las mejores fuentes de proteína animal puede ser confuso al escuchar términos como “alimentado con pasto”, “orgánico”, “de rancho” o “sin antibióticos”. ¿Cuáles son las diferencias? ¿Cuáles son las opciones más saludables? Aquí revisamos algunas claves para que puedas tomar las mejores decisiones. ¿Cuáles son las proteínas animales más saludables? Son alimentos que provienen de animales que fueron criados en las mejores condiciones: En su hábitat natural (o lo más parecido posible), al aire libre, con libertad de movimiento (y no en condiciones de hacinamiento, en bodegas o jaulas).Recibieron la alimentación que les corresponde naturalmente (en lugar de subproductos de desecho o alimentación industrial)No recibieron antibióticos (para atender infecciones provocadas por malas condiciones en los criaderos) ni hormonas o promotores de crecimiento (para acelerar su engorda o la producción de leche, por ejemplo).No fueron alimentados con granos, alimentos genéticamente modificados, productos industriales o con vegetales cultivados con altos niveles de pesticidas y fertilizantes. No recibieron maltrato, no vivieron en condiciones de estrés y el proceso para sacrificarlos fue lo más ético posible. Se usaron prácticas menos contaminantes, los desechos se manejaron de forma responsable y se promovió la agricultura regenerativa, sin modificación genética. Cuando estas condiciones se cumplen, los productos de origen animal: Tienen un contenido

Obtener vitaminas, minerales y nutrientes directo de nuestros alimentos es siempre la estrategia más esencial. ¿Por qué? Porque los alimentos enteros son mucho más complejos que una pastilla y contienen cientos de nutrientes adicionales, como antioxidantes, carotenoides, flavonoides y minerales.   Por ejemplo: las fresas son ricas en vitamina C, pero también contienen potasio, folato, zinc, manganeso, cobre, magnesio y vitamina K, además de otros compuestos que trabajan en equipo. Los beneficios que nuestro cuerpo obtiene al recibir estos nutrientes juntos son mayores que si recibiera algunos por separado, en cápsulas. Además, al recibirlos en su forma natural, los absorbe en mayor cantidad y los puede aprovechar mejor. La naturaleza es sabia.  ¿Otras ventajas de elegir alimentos antes que suplementos? Es más económico ¡y más sabroso! Por supuesto, los suplementos también tienen su lugar. Un suplemento de excelente calidad puede ayudarte a atender temas específicos o malestares puntuales. Es como tener a un equipo de especialistas que entra a tu cuerpo a hacer ajustes en su química interna. Un buen profesional de medicina funcional (como el equipo de beboon) puede ayudarte a mejorar tu alimentación y complementarla con una estrategia individual de suplementos específica para ti.  Aquí te contamos cuáles son las fuentes naturales de

Los suplementos pueden ser grandes aliados de nuestra salud, pero sólo si son de calidad impecable. Cada año se revelan listas enormes de suplementos que no contienen lo que prometen o que contienen ingredientes nocivos que no se reportan en la etiqueta.  Estas son algunas guías que pueden ayudarte a encontrar un suplemento de buena calidad: ¿Promete resultados milagrosos?Es común encontrar productos que prometen resultados inmediatos —como pérdida de peso, aumento de músculo o del desempeño sexual— que contienen ingredientes no reportados (como esteroides o fármacos con efectos secundarios).¿Hay información disponible sobre el origen de los ingredientes?Lo ideal es que provengan de alimentos naturales, con el menor procesamiento posible, pues así nuestro organismo puede reconocerlos y aprovecharlos mejor, es decir, tienen mayor “biodisponibilidad”. En cambio, hay ingredientes que se elaboran en laboratorios que nuestro cuerpo no puede reconocer y que simplemente desecha al ir al baño.Los fabricantes que están realmente comprometidos con la calidad de sus suplementos suelen compartir información sobre su origen: en dónde son cultivados estos alimentos, con qué características, cuál es el proceso que siguen, etc.¿Contiene alérgenos, rellenos o ingredientes modificados genéticamente?La etiqueta debería indicar si el suplemento está libre de los alérgenos comunes como trigo, soya, huevo, lácteos,

¿Has imaginado cuántos años vas a vivir? ¿O si tendrás enfermedades o malestares cuando seas mayor? Quizá tu referencia inmediata sea la edad que alcanzaron tus abuelos o tus padres y cómo vivieron esos últimos años. Es frecuente pensar que nuestros genes son el factor más decisivo cuando se trata de longevidad y salud. Sin embargo, hay estudios que analizan pares de gemelos idénticos (con los mismos genes) para identificar si esto es cierto. Y han encontrado que los genes sólo influyen en un 20% en qué tan larga y saludable es la vida de una persona. El otro 80% depende de su estilo de vida. Es una buena noticia: el 80% está en nuestras manos: no sólo para vivir más años, sino para vivir con mayor calidad de vida (por eso queremos retrasar el envejecimiento, los malestares y las enfermedades). No se necesitan estrategias complicadas. Otros estudios han encontrado que quienes siguen las conductas saludables más comunes viven en promedio 12 o 14 años más que el resto de las personas. Esto incluye mantener un peso saludable, hacer ejercicio, no fumar, no beber en exceso, dormir suficiente y comer bien. Por supuesto, si ya llevas a cabo esas conductas saludables básicas, hay prácticas

Los días de verano pueden ser la oportunidad perfecta para animarte a probar las duchas de agua fría. No necesitan ser muy largas y pueden ser muy benéficas para ti. Aquí te contamos algunos de sus beneficios y cómo puedes empezar a incorporarlas en tus días. ¿Por qué agua fría? Porque es un tipo de estrés que puede hacerte más fuerte y retrasar el envejecimiento. Hay estresores saludables y breves —como el ayuno intermitente, el ejercicio intensivo en intervalos cortos o las duchas de agua fría— que estimulan los procesos antienvejecimiento en nuestro cuerpo y fortalecen los genes que promueven la longevidad.  ¿Eres de los que están siempre abrigados? Es común defenderse del frío a toda costa: cerrar las ventanas y cubrirse de pies a cabeza en cuanto se siente el viento más fresco, por temor a resfriarnos. Si lo hacemos así todas las veces, nuestro cuerpo no tiene la oportunidad de fortalecerse y de aprender a adaptarse a temperaturas más frías, y entonces es más probable que nos enfermemos la siguiente vez que nos expongamos al frío. En lugar de proteger a nuestro organismo, podríamos estar debilitándolo. Nuestros ancestros estaban preparados para hacer frente a temperaturas variables. Venimos de un largo linaje de cuerpos saludables

¿Te ha pasado que esperas un viaje con emoción, pero cuando aterrizas te sientes completamente desgastado?  Cuando bajas del avión… tu cuerpo está adolorido, tu piel se ve cansada, tienes poca energía y tu estómago está hinchado o revuelto. No es la manera en la que imaginabas iniciar tu viaje. Te contamos lo que está sucediendo con tu organismo por fuera y por dentro cuando tomas un vuelo, junto con algunas recomendaciones para apoyarlo durante estos procesos y así llegar fresco y lleno de energía.  Algunas cosas que suceden en tu cuerpo cuando viajas en avión: Tu nariz se deshidrata.El sistema inmune empieza en los conductos nasales, que filtran, entibian y humedecen el aire que respiramos, además de que al respirar por la nariz conducimos óxido nítrico (nuestra protección natural ante infecciones) hacia nuestros pulmones. El aire seco del avión obstaculiza estas defensas naturales y puede hacer que respires por la boca, en especial al quedarte dormido. Puede ayudarte usar un spray nasal natural o un spray de propóleo para la garganta.Tus defensas se ven retadas.Durante un vuelo estás más expuesto a virus y bacterias, además de que para tu sistema inmune es un reto funcionar bien cuando hay inflamación, deshidratación y oxidación. Un

Los antojos no son simples caprichos de nuestro cuerpo, sino señales de algún desbalance.  Si aprendemos a interpretarlos, podremos entender un poco mejor la sabiduría de nuestro organismo entero.  Por ejemplo, pueden indicar que nos hace falta un nutriente en específico, que en nuestra microbiota están multiplicándose familias de bacterias que no nos convienen (y que se alimentan de azúcar) o que los niveles de azúcar en la sangre están subiendo mucho (y bajando repentinamente después). También pueden ser señales de alguna emoción que no es tan fácil de identificar —como aburrimiento, estrés, tristeza o soledad— y que puede disfrazarse de hambre o antojo cuando no nos detenemos a explorarla.  Puede ser útil hacerte estas preguntas la próxima vez que sientas un antojo insistente. ¿Estoy sintiendo hambre real, un antojo o una emoción?Lo primero es preguntarte si esa urgencia que sientes por comer es realmente hambre o es algo más. Puedes colocar una mano sobre tu abdomen y respirar profundamente dos o tres veces, de manera que el aire llegue hasta el fondo de los pulmones y haga que tu mano se eleve suavemente. Después, puedes repasar mentalmente cómo se siente tu cuerpo. ¿Qué partes están tensas? ¿Sientes algún dolor o incomodidad? ¿Qué sensaciones identificas?

El verano está cada vez más cerca en el hemisferio norte y es momento de buscar un antisolar (bloqueador solar) hecho con ingredientes sanos. Aquí te compartimos algunas recomendaciones. ¿La luz del sol es peligrosa?  Hemos escuchado que recibir el sol puede causar cáncer y que envejece la piel.  Sin embargo, la luz del sol es una gran fuente de energía y de salud para nuestro organismo si la sabemos aprovechar (con algunas precauciones esenciales). Uno de los beneficios más conocidos es la vitamina D, que nuestro cuerpo produce cuando recibe la luz del sol. La vitamina D es una protección natural ante muchos tipos de cáncer y enfermedades del corazón; es clave para la salud del cerebro y del sistema inmune, para el desarrollo de los niños y para tener huesos fuertes.  Además de la vitamina D, cuando recibimos el sol se producen múltiples procesos biológicos benéficos en todo nuestro cuerpo. Por eso sabemos que la luz solar es un antidepresivo poderoso y ayuda a armonizar nuestros ritmos hormonales.  ¿Todos los rayos ultravioleta son iguales? No. Para elegir el mejor antisolar, hay que entender una diferencia básica entre los rayos UVA y UVB.  RAYOS UVBNo penetran más allá de las capas superficiales de la pielNo penetran

¿Por qué tendríamos que ayudar a nuestro cuerpo a desintoxicarse, si es una función que ya lleva a cabo todos los días? Es cierto que nuestro organismo tiene órganos y sistemas expertos en desintoxicación. El más conocido es el hígado, pero también los riñones, los pulmones, el sistema linfático, el colon y la piel ayudan a filtrar y eliminar toxinas — por ejemplo, a través de la respiración, el sudor y la orina. Llevan miles de años evolucionando para hacer este trabajo y lo hacen muy bien. El hígado es el órgano esencial de desintoxicación, es el filtro de nuestro cuerpo. Algunas de sus más de 500 funciones son: filtrar la sangre, transformar las toxinas en productos de desecho, producir proteínas, desechar sustancias que ya no necesitamos y limpiarse a sí mismo. Sin embargo, en nuestra época hay una cantidad significativamente mayor de toxinas en el entorno: en los materiales y productos que usamos, en el agua que bebemos, en el aire que respiramos, en nuestros alimentos, etc. Una manzana hoy puede tener decenas de toxinas aunque parezca natural. Hay más de 70 mil sustancias químicas aprobadas para su uso cotidiano.  Llega un momento en que nuestro sistema de desintoxicación puede verse sobrepasado por

Llevar una alimentación antiinflamatoria puede ser muy sencillo una vez que comprendes cómo funciona. Hay que saber elegir los ingredientes, pero también lo que sucede alrededor — como el horario, la frecuencia, tu estado de ánimo, el entorno, ¡todo cuenta! La inflamación no siempre es mala Imagina que te caes y te golpeas la rodilla. La piel se pone roja, se hincha, se siente caliente. Estas son las señales de que el sistema inmune está acudiendo al lugar de la herida para detener la agresión y después restaurar los tejidos. Es inflamación aguda que dura unos días, semanas o meses y es muy benéfica, porque protege y repara. Otros ejemplos son: dolor o fiebre por una infección o por una sustancia tóxica que entró al cuerpo. Aparece como un síntoma intenso, hace su trabajo de proteger y reparar y después se va.  En cambio, cuando la inflamación no desaparece, se vuelve dañina. Es como si en una ciudad hubiera incendios continuos que nunca se consigue apagar del todo. Puede ser porque el equipo de bomberos no está bien entrenado o no tiene las herramientas necesarias, o porque hay una fuga de gas constante que está provocando los incendios una y otra vez. Aunque