Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

Cuando alguien tiene un tema de la tiroides que se complica, podría parecer que retirar la glándula con una cirugía resuelve el problema.  Si se retira la glándula y el paciente reemplaza las hormonas tiroideas con medicamentos de por vida, el problema estaría resuelto, ¿no?  Tristemente, no. Te platicamos por qué.  La cirugía para remover la tiroides (de manera parcial o total) suele practicarse en pacientes con cáncer de tiroides, enfermedad de Graves, bocio e incluso en algunos casos de hipotiroidismo. En otros casos no se retira la glándula, pero se trata con yodo radioactivo para destruir las células tiroideas que no estén sanas.  Sin embargo, muchos presentan síntomas y complicaciones aún después de que les quitaron la tiroides. ¿Por qué? Porque la mayoría de los problemas de tiroides son la consecuencia de un desbalance en el cuerpo. Lo que está funcionando mal no es la tiroides en primer lugar, sino en otras partes del organismo —como una acumulación de toxinas, permeabilidad en el intestino, estrés crónico, desbalance en la microbiota, infecciones crónicas o deficiencias de nutrientes, por ejemplo.  Aunque la glándula de la tiroides se retire, esos desbalances siguen ahí. Si no se corrigen, seguirán afectando el funcionamiento del resto del cuerpo.  Cuando la causa de

Si tienes hipotiroidismo, hipertiroidismo o Hashimoto’s, es muy probable que hayas experimentado síntomas digestivos: Estómago inflamado constantementeEstreñimiento, diarrea, gasesAcidez, gastritis o reflujoIntestino irritableDolor de estómagoSensibilidad a ciertos alimentos ¿Te suena conocido? Se dice que todas las enfermedades empiezan en el sistema digestivo, y esto es especialmente cierto en el caso de las condiciones autoinmunes. Más del 90% de los casos de hipotiroidismo y la mayor parte de los casos de hipertiroidismo tienen origen autoinmune.  Por eso, los síntomas digestivos en realidad son una clave extraordinaria con la que el organismo nos indica: ¡es por aquí! ¿Por qué la digestión? Todos sabemos que el sistema gastrointestinal es el encargado de digerir los alimentos y absorber sus nutrientes, pero ¿sabías que también ayuda a protegernos de invasores y patógenos?  Una de las formas en que nos protege es a través de las paredes digestivas. Estas paredes son como la piel: son una barrera o un filtro que impide que cualquier partícula dañina entre a nuestro organismo. Son una capa de células que tienen uniones entre ellas para formar un tejido. Estas uniones se abren para dejar pasar los nutrientes, pero bloquean el paso de toxinas o cualquier partícula dañina. Cuando estas uniones se dañan, decimos que esa persona tiene intestino

¿Sabías que apoyar al hígado puede hacer que los síntomas de los problemas de tiroides disminuyan mucho más pronto? ¡Así es! Porque cuando se trata de desintoxicar al cuerpo y contribuir al balance hormonal, el hígado es el maestro. Es responsable de más de 500 funciones y es nuestro principal órgano de desintoxicación, además de que ayuda a convertir la hormona T4 en T3 (la forma activa de la hormona de la tiroides).  Por eso cuando hay una gran cantidad de toxinas acumuladas en el cuerpo, el hígado ya no puede hacer su trabajo. Si una persona con problemas de tiroides no siente mejoría al recibir medicación y nutrientes (o si tiene reacciones adversas), es muy probable que su hígado esté saturado. ¿Cómo limpia toxinas el hígado?  Tiene dos fases. En la primera, algunas toxinas se transforman en otras substancias que son más fáciles de procesar. En la segunda, estas substancias pierden su toxicidad y se vuelven solubles en agua, para ser expulsadas al ir al baño. Estos procesos requieren nutrientes como vitaminas del complejo B, folato, glutatión, flavonoides, magnesio, vitamina C y aminoácidos.  Cuando no tiene estos nutrientes o cuando las toxinas son demasiadas, el hígado no puede hacer su trabajo. Es como si un

Tal vez has escuchado que el estrés está muy relacionado con los problemas de tiroides.  Pero, ¿sabías que tu cuerpo también percibe estrés cada que usas una crema llena de químicos tóxicos o cada que estás en un ambiente con un aromatizante artificial? Estrés físico y emocional Usualmente escuchamos acerca del estrés físico.  Imagina que encuentras a un perro gruñendo y mostrando los colmillos, listo para atacarte. Cuando tu cuerpo percibe el peligro, el cerebro trabaja en conjunto con las glándulas adrenales y la pituitaria (el eje Hipotalámico-Pituitario-Adrenal) para liberar las hormonas del estrés (como el cortisol) y así provocar una serie de cambios en el cuerpo: el corazón se acelera, las pupilas se dilatan, la respiración se agita, la energía aumenta, los músculos se tensan. Así el cuerpo se asegura de que estés listo para correr, defenderte o actuar como sea necesario, velozmente. Está ayudándote a sobrevivir. Estos episodios de estrés físico agudo son normales y podemos manejarlos. El encargado de activar así el cuerpo es nuestro sistema nervioso simpático, mientras que el sistema nervioso parasimpático es el que mantiene un estado corporal de descanso o relajación.  Nuestro objetivo no es estar siempre en estado de descanso, sino que haya equilibrio entre ambos sistemas.  Por ejemplo,

Cuando vas al supermercado… ¿tú eliges tus alimentos o los elige por ti la mercadotecnia? En el supermercado, todo está diseñado para dirigir nuestra atención hacia ciertos productos y así aumentar nuestras compras. Por ejemplo: La panadería está cerca de la entrada, para que su olor estimule el apetitoLos productos más promocionados están al nivel de tu miradaLos productos para niños están a su alcance, en los estantes bajosEn los extremos de los pasillos están los productos que pagaron por ese lugar, con grandes letreros que aparentan descuentosHay música alegre que nos hace comprar más Algunos productos clave están al fondo de la tienda, hay que recorrerla completa para encontrarlosLas tiendas son cada vez más amplias, pues en lugares pequeños pasamos menos tiempo comprandoEn el pasillo para pagar hay dulces y botanas para provocar compras impulsivas, cuando tu mente ya está cansada de tomar decisiones Con todas estas tácticas, ¡claro que se vuelve más difícil elegir alimentos saludables! Aquí te compartimos algunos tips para que seas tú quien tiene el control de tus compras y no la mercadotecnia: Mantente en la periferia, evita los pasillos centrales.En los pasillos del centro están los productos procesados, las latas, los refrescos, las botanas. En cambio, en la periferia están

Si tienes hijos pequeños, probablemente has notado que entre los niños de su edad es cada vez más frecuente tener alguna enfermedad.  Muchos tienen alergias o infecciones frecuentes, otros tienen dolores de cabeza y de estómago o diarreas constantes. Y otros más tienen enfermedades crónicas, como diabetes, asma, anemia, sobrepeso o déficit de atención. Algunas estadísticas indican que hasta el 50% de los niños presentan alguna enfermedad crónica.  Además, los niños están desarrollándose (es decir, envejeciendo) más rápidamente. Por ejemplo, se les caen los dientes más chicos y las niñas tienen su primera menstruación a veces desde los 8 o 9 años (cuando antes la edad promedio era entre 15 y 18).  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  ¿Por qué hay más niños enfermos ahora que hace 70 años, si tratamos de darle lo mejor a los más pequeños de la casa?  Es verdad que la ciencia ha avanzado, así como las condiciones de higiene y el acceso a la salud para muchos de nosotros. Pero también ha cambiado muchísimo nuestra forma de vida. Hoy los niños comen mucho más productos industrializados, pues son los que se

En nuestro artículo pasado te platicamos todo acerca de los prebióticos y probióticos, pero aún falta quizá la parte más importante de la ecuación: los postbióticos.  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  ¿Qué son?  Si los prebióticos son el alimento que necesita tu microbiota y los probióticos son microorganismos vivos (que ya están en tu cuerpo o que llegan a través de alimentos y suplementos), los postbióticos son todos los compuestos bioquímicos que producen estos microorganismos saludables dentro de tu organismo. Es tu microbiota haciendo su trabajo. Y estos compuestos tienen distintas funciones y beneficios para tu organismo.  Entonces, los postbióticos son eso que queremos conseguir al incluir prebióticos y probióticos en nuestra rutina diaria.  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  ¿Qué tipo de compuestos incluyen? Los microorganismos, como nosotros, se alimentan y producen sustancias como parte de su proceso metabólico.  Esto incluye sustancias llamadas metabolitos, como ácidos grasos de cadena corta (SCFAs), enzimas, proteínas y péptidos. Los postbióticos también incluyen materia de los mismos

Sí, las palabras son muy parecidas, pero entender la diferencia te puede ayudar a tener más energía, aclarar tu mente, estar de mejor humor, tener una piel hermosa y una digestión excelente y hasta a perder el exceso de peso. Tanto los probióticos como los prebióticos sirven para apoyar nuestra microbiota, esa comunidad de trillones de microbios que viven dentro de nosotros y que son nuestra farmacia personalizada, pues ayudan a que nuestro organismo funcione al tope de salud y bienestar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cuando predominan las cepas de microorganismos saludables, nos sentimos radiantes y llenos de vitalidad.  Pero cuando son más fuertes o numerosas las cepas de microorganismos que no son benéficos, empiezan los síntomas y malestares, por ejemplo:  Temas digestivos como diarrea, estómago inflamado, estreñimientoProblemas en la piel: acné, eczema, psoriasis, manchas, etc.Sistema inmune débil, infecciones o gripas frecuentesAlergias Problemas con el pesoFatiga o poca energía, insomnioAnsiedad o depresión, dificultad para concentrarse, mala memoriaAntojos

¿Alguna vez te has sentido distinto cuando hay luna llena? Nuestro organismo está regido por los ciclos del sol y de la luna. Esto es muy notorio en el ritmo circadiano: es el que nos hace estar activos y alimentarnos durante las horas de luz, mientras descansamos durante las horas de oscuridad.  Pero así como puede causar maremotos,  la luna también influye enormemente en nuestro cuerpo. Por eso durante los días de luna llena, muchas especies cambian su comportamiento. Esto incluye a los seres humanos y también a los trillones de microbios que viven dentro de nuestro cuerpo, en especial en nuestro sistema digestivo.  Dentro de nosotros puede haber hasta 9 microbios por cada célula humana, y estos seres tienen también inteligencia, información genética y organización propia.  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Seguramente conoces a alguien que está haciendo una dieta tras otra sin nunca conseguir los resultados que quiere (o recuperando poco después el peso que había perdido).  Esto es más común de lo que creemos: se calcula que el 80% de la población (en países industrializados) ha hecho alguna dieta para bajar de peso en algún momento de su vida. Y de todas esas dietas,  ¿cuántas son exitosas? Sólo el 1%.  Por otra parte, alrededor del 70% de la población tiene sobrepeso.  ¿Por qué las dietas y contar calorías no están funcionando para disminuir ese porcentaje? Te contamos 3 razones:  Porque no atienden la causa del sobrepeso. Muchas personas creen que la razón por la que subimos de peso es simplemente comer de más o alimentarse mal, pero las razones son mucho más complejas. La mayoría de las veces, el cuerpo sube de peso para protegernos de algo. Por ejemplo, se dice que en más del 50% de los casos de sobrepeso y resistencia a la insulina, la razón es un exceso de toxicidad en el cuerpo.  Cuando estamos recibiendo más toxinas de las que el cuerpo puede procesar (a través del aire, alimentos, cremas, limpiadores, fragancias, etc.), el organismo puede almacenarlas en la grasa para proteger a