+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

Reto 2022, ¡vamos a la semana 2!

Seguimos con el Reto 2022 para construir las bases de un nuevo tú en estas 4 semanas.

Quisimos empezar por lo más básico, y por eso la primera semana estuvo dedicada a DORMIR bien. Si lo pusiste en práctica, cuéntanos aquí cómo te fue, nos encantaría escuchar de ti. 

Y esta semana vamos con otro básico: NATURALEZA, en especial sol y aire. ¡Ya te contamos!


Semana 2: recibir el sol y respirar aire puro

Hay quien pasa toda la vida sin aprender a RESPIRAR adecuadamente. 

Y es que aunque respirar parece algo automático y la humanidad lleva millones de años respirando, la manera en que respiramos actualmente ya no es la óptima, por varias razones. Por ejemplo:

  • La comida industrializada que comemos es más blanda y no requiere fuerza mandibular, con lo que ha cambiado la estructura ósea de nuestra cara y de nuestros dientes, y cada vez respiramos más por la boca en lugar de respirar por la nariz.
  • Entre el 30 y 40% de la población hoy en día respira por la boca, y más durante el sueño.
  • Son más frecuentes los problemas relacionados con la respiración, como asma, alergias, sinusitis, apneas, etc.
  • Nuestro aire está más contaminado.
  • Nuestros ancestros tenían prácticas de respiración que nosotros hemos perdido.

Cuando aprendemos a respirar bien, la respiración se transforma:

  • Se convierte en una “tecnología” que podemos usar
  • Se vuelve una de las estrategias más efectivas para recuperarse del estrés
  • Aprendemos a usarla como herramienta para curar el cuerpo y enfocar la mente

3 claves para respirar mejor:

  1. Asegúrate de respirar por la nariz.
    Si respiras por la boca disminuyes la oxigenación al cerebro y no puedes protegerte tan bien de patógenos.
  2. Prueba a respirar más lento, en especial en días acelerados.
    Haz el experimento: respira 20 veces por minuto (1.5 segundos inhalación, 1.5 segundos exhalación) y checa cómo se siente tu cuerpo. Ahora respira 6 veces por minuto (5 segundos inhalación, 5 segundos exhalación). Esos cambios que notas se deben a que obtienes más oxígeno al respirar más lento. Trata de cacharte durante el día para comprobar a qué velocidad estás respirando.
  3. Usa la exhalación.
    Cuando tu exhalación dura más que la inhalación, tu sistema nervioso se calma. Si estás estresado, haz una práctica sencilla: respira lento y profundo y haz que tus exhalaciones sean más largas que tus inhalaciones. 

Aquí puedes aprender una técnica de respiración alternada y aquí hay 4 técnicas de pranayama


Y por último, algo muy importante: respirar AIRE PURO. 

Siempre que puedas, sal a respirar al AIRE LIBRE. Algunos estudios indican que el tiempo mínimo que nos conviene pasar afuera para reducir muchos de los efectos negativos de nuestra vida contemporánea son 2 HORAS. 


En países industrializados, en promedio pasamos el 90% del tiempo en espacios cerrados. Y el aire de esos espacios puede ser de 2 a 17 veces más tóxico que el aire de afuera, pues hay partículas volátiles en el aire que vienen de productos de limpieza, pinturas, plásticos, recubrimientos de los muebles, ambientadores, humo de cigarro, perfumes, etc. 

Por eso, cuando estés en espacios interiores, abre las ventanas, ventila el espacio o busca un buen filtro de aire.

Además, al pasar tiempo al aire libre recibes también la luz del sol, que es la segunda mitad del reto de esta semana.


Deja que el SOL haga su magia en tu cuerpo.

La luz del sol favorece la salud de nuestras defensas, apoya el funcionamiento de nuestras mitocondrias y le da vida a cada una de nuestras células. ¡Ya es tiempo de dejar de tenerle miedo!

Sabemos que recibir la luz del sol nos ayuda a producir vitamina D, pero los beneficios van mucho más allá de lo que hemos podido comprender desde la ciencia actual. En esto nos dicen más las medicinas ancestrales, que reconocen que el sol es esencial y sanador a nivel biológico, emocional y espiritual. 

Además, recibir la luz del sol está directamente relacionado con la longevidad, pues —entre otras cosas— aumenta la actividad de los telómeros que protegen al ADN del envejecimiento. Hay estudios que indican que su impacto en la calidad y la longitud de la vida puede ser tan alto como fumar o no fumar.


Recomendaciones básicas para recibir el sol de manera segura:

  • Que sea en las primeras horas de la mañana.
    Esto ayuda a sincronizar tu tiempo con el de la naturaleza y así te ayuda a tener más energía en el día y dormir más profundamente en la noche.
  • Si te es posible, descubre piernas, brazos y torso.
    No uses bloqueador o antisolar durante esos minutos de recibir el sol. Puedes protegerte la cara con un sombrero para evitar envejecimiento de esa piel más delicada. Aquí te contamos todo para elegir el mejor bloqueador o antisolar para el resto del día.
  • Recibe el sol durante unos 20 minutos.
    El sol es una medicina poderosa y hay que tratarla con respeto, sin excederse. Empieza con sesiones más cortitas y poco a poco ve aumentando los minutos hasta alcanzar alrededor de 20 minutos por día.
  • Si tu piel empieza a ponerse roja o a quemarse, detente y vuelve a la sombra.
    Recibir la luz del sol no aumenta tu riesgo de padecer cáncer (cuando lo haces con constancia), pero quemarse sí. Nunca permitas que tu piel se queme.

Si lo que quieres es aprovechar al máximo ese tiempo afuera (respirando aire limpio y recibiendo la luz del sol), completa el combo practicando grounding: pisa la tierra descalzo. Aquí están todos los detalles. 

Y acá hay ideas para darte un baño de bosque o forest bathing


¿Cuál de todas estas ideas vas a implementar esta semana? 

Es mejor que no trates de hacer todo a la vez, empieza despacio. 

Elige UNA idea para respirar aire más limpio y UNA para tomar el sol. Aunque sean acciones pequeñitas, puedes empezar a sentir el cambio en tu cuerpo.

¡Cuéntanos cómo te va! 

Y espera el reto de la próxima semana.

Sorry, the comment form is closed at this time.