Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

¿Tomas pastillas anticonceptivas para mejorar acné o temas hormonales?

¿Conoces a alguien que toma pastillas anticonceptivas…

  • para “regularizar” un ciclo menstrual irregular o muy abundante?
  • para reducir el acné?
  • para reducir síntomas de endometriosis y menstruación dolorosa?
  • para mejorar el síndrome de ovario poliquístico?
  • para “tratar” cambios de ánimo?

Es común la idea de que las pastillas anticonceptivas pueden ayudar al balance hormonal, en especial para mujeres con estos temas hormonales que quieren disminuir sus síntomas rápidamente. Se calcula que alrededor del 50% de las mujeres que toman pastillas anticonceptivas no las toman para evitar un embarazo, sino para tratar de regular temas hormonales.

Al empezar a tomarlas, en efecto pueden reducir temporalmente el acné y los síntomas de endometriosis y ovario poliquístico. 

Sin embargo, no atienden las causas de raíz de estos padecimientos. Aunque parece que los síntomas mejoran, con el tiempo pueden empeorar, pues nunca se atendió la causa del problema. Incluso hay veces en que las pastillas anticonceptivas empeoran la causa de raíz, como en casos de ovario poliquístico. 


¿Cuáles pueden ser algunas causas de raíz de estos desbalances?

  • Déficit de ciertos nutrientes
  • Disbiosis (desbalance) en la microbiota
  • Alta exposición a toxinas
  • Procesos de desintoxicación lentos 
  • Reacción a ciertos alimentos

¿Es cierto que los anticonceptivos ayudan a regularizar el ciclo menstrual?

Cuando tomas la pastilla anticonceptiva, parece que tu ciclo se vuelve súper preciso. Llega siempre puntual, dura siempre lo mismo, no hay cambios en la cantidad de flujo. Parece muy saludable, ¿no?

Lamentablemente, es una ilusión. Este tipo de anticonceptivos hormonales bloquean la ovulación y limitan el crecimiento del recubrimiento uterino, con lo que el ciclo menstrual no se desarrolla normalmente. El sangrado que se presenta no es el sangrado menstrual natural.

Al no tener ese sangrado natural, perdemos una vía de desintoxicación. La menstruación es una de las estrategias que nuestro cuerpo utiliza para desechar las toxinas que ya no deben estar dentro del organismo. Cuando dejamos de tener una menstruación natural, el cuerpo reabsorbe esas toxinas y pierde cierta protección que tenía gracias al ciclo menstrual.

Debido a esto (y a los riesgos que tienen las pastillas), tomar este tipo de anticonceptivos no es una solución a largo plazo para atender temas hormonales, en especial porque hay alternativas más seguras y naturales que sí atienden las causas de raíz. 


¿Cuáles son los riesgos de tomar pastillas anticonceptivas?

Al recibir una prescripción de pastillas anticonceptivas, las mujeres deberían recibir también una advertencia acerca de sus riesgos, junto con información acerca de las alternativas.

Aunque es poco frecuente que causen daños irreversibles, sí tienen una larga lista de efectos secundarios que pueden ser moderados o severos. Alrededor del 60% de las mujeres que empiezan a utilizar pastillas anticonceptivas, dejan de tomarlas por alguno de estos efectos secundarios. 

Estos son algunos de los riesgos:

  • Depresión
    Síntomas como cambios de ánimo, depresión, ansiedad, mal humor o tendencia a sentir pánico pueden aparecer al tomar pastillas anticonceptivas, en especial para adolescentes.
  • Déficit de nutrientes
    La pastilla está relacionada con la disminución de varios nutrientes que son esenciales para la salud.
  • Aumento de peso
    La pastilla induce un estado hormonal similar al del embarazo, con lo que causa ciertas alteraciones en el metabolismo, como glucosa más alta o cambios en la insulina. Puede provocar aumento de peso, resistencia a la insulina, colesterol fuera de balance, riesgo de diabetes.
  • Coágulos de sangre
    En especial si fumas, si tienes ovarios poliquísticos o sobrepeso, tomar la pastilla aumenta el riesgo de formación de coágulos.
  • Dolores de cabeza
    Suelen desaparecer después de algunos meses de tomar la pastilla, pero son uno de los síntomas más frecuentes. Para quienes tienen migraña, la pastilla puede mejorarlas o empeorarlas.
  • Condiciones autoinmunes
    Se ha reportado que la pastilla puede aumentar el riesgo o empeorar condiciones autoinmunes, especialmente colitis ulcerosa y lupus.
  • Riesgo de cáncer
    Algunos estudios reportan que la pastilla puede reducir el riesgo de cáncer uterino, de ovario y colorrectal, pero también puede aumentar el riesgo de cáncer de mama, cáncer cervical y cáncer del sistema nervioso central.
  • Problemas del corazón
    Las primeras fórmulas de la pastilla aumentaban el riesgo de ataques cardiacos y temas cardiovasculares, pero las fórmulas actuales son más seguras. El riesgo es más alto para mujeres que fuman, con sobrepeso o de edad avanzada.
  • Problemas de tiroides
    Es menos común, pero el estrógeno que contiene la pastilla puede provocar que disminuyan los niveles totales de hormonas tiroideas.
  • Desbalance en la microbiota
    Esto puede llevar a padecer temas digestivos, acné y temas inflamatorios.

¿Qué pasa cuando decides dejar de tomar la pastilla?

Algunas mujeres deciden dejarla porque quieren embarazarse, otras por algún efecto secundario o porque eligieron una estrategia distinta.

Es frecuente que las mujeres que dejan de tomar la pastilla experimenten desbalances hormonales como amenorrea (ausencia de menstruación), ciclos irregulares, menstruación muy abundante o dolorosa, temas de fertilidad y deficiencias de nutrientes. Estos desbalances suelen corregirse aproximadamente en 6 meses o 1 año.

Para algunas, pueden regresar los síntomas que tenían antes de tomar la pastilla (porque nunca se atendieron de raíz) —y en algunos casos surgen síntomas nuevos, como acné, cólicos, inflamación, cambios de ánimo. 

En cualquier caso, se puede usar la alimentación, suplementos, hierbas y cambios en el estilo de vida para recuperar el balance hormonal.


¿Cuáles son algunas estrategias naturales para ayudar al balance hormonal?

  1. Llevar una alimentación antiinflamatoria y con alta densidad de nutrientes
  2. Regular la glucosa en la sangre
  3. Evitar disruptores hormonales
  4. Apoyar el balance de la microbiota
  5. Apoyar las vías de eliminación y desintoxicación del cuerpo, incluyendo el hígado (y evitar el estreñimiento)
  6. Reducir el estrés
  7. Incluir suplementos que apoyan la salud hormonal, como:
HORMONE ASSIST

Un extracto de los principales nutrientes del brócoli, col rizada y coliflor que ayuda al balance fisiológico de estrógenos, apoya durante menopausia y ayuda a mantener un peso óptimo.
GLOW 

Compuesto de vitamina C con hesperidina, quercetina y rutina. Es clave para regular la insulina, ayudar a regular el estrés y aliviar el estreñimiento. 
HERBAL SUGAR SUPPORT 

Es una mezcla de nutrientes para mejorar la metabolización de azúcares y harinas. Combate los antojos de azúcar y es excelente para ayudar a regular la insulina, reducir riesgo de sobrepeso y diabetes.
ORGANIC GREENS 

Mezcla de verdes densos en antioxidantes, germinados y bayas. Ideal para cualquiera que quiera aumentar su consumo de verdes, geminados y antioxidantes de fuente natural. Son algunos de los nutrientes favoritos del hígado. 

Y sobre todo:

  1. Investigar tus síntomas hasta encontrar las causas de raíz. Una vez que las identifiques, vas a descubrir que el organismo es un todo interconectado y que puedes apoyarlo de forma integral para reducir o eliminar los malestares. 

Sorry, the comment form is closed at this time.