Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

¿Sabías que la mayoría de las personas tardan UNA HORA en recuperarse después de sentir ansiedad o estrés? En realidad, nuestro cuerpo tiene la capacidad de “apagar” el estrés de manera casi inmediata. Si todos tenemos esa capacidad, ¿por qué no la usamos? Una de las razones es que hemos olvidado cómo respirar correctamente y cómo utilizar la respiración a nuestro favor. La respiración es una herramienta capaz de curar el cuerpo y enfocar la mente. Si la sabemos usar, se convierte en una tecnología para calmar el sistema nervioso rápidamente y promover el bienestar en cualquier situación. Es una tecnología comprobada científicamente y está al alcance de todos. Y es cada vez más útil, ahora que vivimos rodeados de estímulos y con altos niveles de estrés, tecnología, luces y conexión constante. Contactar con la fuerza vital Desde la práctica del yoga, la respiración es una herramienta espiritual y sagrada. Es la vía para trabajar con nuestra fuerza vital. Los ejercicios de respiración —llamados “pranayama”— nos permiten contactar a profundidad con esa fuerza de vida. Nos permiten limpiar nuestros canales energéticos, buscar el equilibrio en nuestro organismo y apoyar los procesos de curación que estemos atravesando.  ¿Cómo respirar para activar tus 3 cerebros? Una de las prácticas

Sí, ¡tenemos tres cerebros!  Gracias a las investigaciones de las últimas décadas, ahora sabemos que el cerebro cefálico no es el único órgano de nuestro cuerpo que es capaz de aprender y de procesar información compleja. Ahora sabemos que nuestro corazón tiene alrededor de 40,000 neuronas y que el intestino alberga unos 100 millones de neuronas, mientras que el cerebro cefálico tiene aproximadamente 86 billones. Tanto el corazón como el intestino son capaces de aprender, recordar, tomar decisiones y sentir.  Nuestro corazón, intestino y cerebro craneal son centros de alta capacidad que procesan información a través de redes neuronales que están en cambio constante y que trabajan en sincronía.   Aquí te compartimos algunas claves acerca de estos 3 cerebros de nuestro cuerpo: Son centros de inteligencia y cada uno tiene una sabiduría distinta.El cerebro cefálico está relacionado con la lógica, la conciencia y la creatividad, es la parte consciente de nuestra inteligencia cognitiva. Tiene que ver con conocer la verdad y nos ayuda a hacer sentido del mundo.Sin embargo, el 90% de nuestro comportamiento está dirigido por la mente inconsciente, que está más vinculada con nuestro cerebro entérico: el intestino, con sus billones de seres diminutos y sus 100 millones de neuronas. Tiene que ver

“Hasta la lechuga me inflama.”“Después de comer parece que tengo 3 meses de embarazo.”“En las noches tengo que aflojarme el pantalón.” Si notas tu estómago muy hinchado después de comer o el pantalón más apretado por las noches, puedes tomar acción en la próxima luna llena. Cada luna llena es una oportunidad increíble para mejorar tu digestión y toda tu salud. ¿Qué tiene que ver la luna con la digestión? Las fases de la luna afectan directamente el comportamiento de muchos seres vivos. Por ejemplo: los millones de microorganismos que habitan dentro de nuestro cuerpo, en especial en el intestino (nuestra microbiota). Estas bacterias y otros microbios con los que convivimos son mucho más numerosos que nuestras células. Es sorprendente, pero tenemos hasta 9 microbios por cada célula humana. Y esto no es todo. Esos microbios tienen un código genético y organización propia. Tienen hasta 150 veces más información genética que la que contiene nuestro ADN humano.  Por eso juegan un papel tan importante en nuestra salud. Por ejemplo, nos ayudan a producir vitaminas, minerales y ácidos grasos. También son esenciales para el sistema inmune, para una piel saludable y hasta afectan nuestro estado de ánimo y qué tipo de comida se nos antoja. Además, son clave

¿Te suena arriesgado agregar pimienta negra, cúrcuma o cardamomo a la comida de un niño pequeño o incluso a los alimentos de un bebé?  Estamos habituados a ofrecerle a los niños sólo los sabores que consideramos más fáciles para ellos. Los bebés prefieren naturalmente los sabores dulces y salados, mientras que pueden evitar los sabores ácidos y amargos. Es un reflejo de protección, pues en la naturaleza un sabor ácido puede alertarnos de que un alimento está echado a perder y un sabor amargo puede señalar que es tóxico. Muchos vegetales tienen notas de acidez o de amargura, por lo que los bebés y los niños necesitan probarlos al menos 6, 7 o hasta 10 veces para aceptarlos (idealmente en distintas recetas, texturas y presentaciones).  Las especias son excelentes para ayudar a educar el paladar de los niños y que así aprecien una amplia variedad de comidas de todo el mundo. No solo añaden sabor, sino que multiplican los nutrientes y los beneficios de los alimentos. Son la farmacia de la naturaleza y son excelentes para ayudar a que tus hijos tengan una salud magnífica. Si quieres aprender cuáles son las mejores opciones para alimentar a los niños, qué es importante evitar