Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

“Si no te terminas tu comida, no hay postre.” “Como te fue muy bien en la escuela, vamos a celebrar con un helado.” “Tu abuelita te consiente mucho, siempre te compra tus dulces favoritos.” Sabemos que el azúcar es uno de los ingredientes más inflamatorios que existen. Y con la idea de que los niños consuman menos azúcar, a veces los dulces y los postres se utilizan como premios para ocasiones especiales o como muestras de cariño.  Sin embargo, ¿te has preguntado qué estamos provocando en los niños al utilizar el azúcar como premio?  ASOCIACIÓN EMOCIONAL ¿Has notado que se te antoja más el azúcar cuando te sientes ansioso, triste o aburrido? Una de las razones es que todos asociamos la comida con emociones.  Por ejemplo, si aprendemos que los cumpleaños deben celebrarse con pastel (o torta), esos sabores quedan asociados con la alegría y el entusiasmo de la fiesta y con el cariño de los amigos y de la familia. Y lo asumimos como una regla: cuando se celebra un cumpleaños, debe haber pastel. Si utilizamos dulces para premiar a un niño cuando se termina sus verduras, probablemente va a asociar su sabor con emociones de logro y de orgullo, mientras que las verduras se asocian con algo

El mineral de la relajación ¿Sabías que el magnesio es uno de los nutrientes más poderosos cuando se trata de regular el estrés y mejorar el sueño?  Algunos lo conocen como “el mineral de la relajación” porque es excelente cuando algo en nuestro cuerpo está tenso, irritable o tieso, desde los músculos hasta nuestro estado de ánimo.  Los médicos conocen sus propiedades, pues se utiliza en varias situaciones de emergencia. Por ejemplo, cuando un paciente tiene ritmo cardiaco irregular, cuando una mujer embarazada tiene presión alta o está teniendo trabajo de parto antes de tiempo, o cuando alguien tiene estreñimiento severo. En todos estos casos es probable que los pacientes reciban magnesio.  Esto es porque este mineral está involucrado en más de 300 funciones de nuestro organismo y está presente en todos nuestros tejidos, incluyendo los huesos, los músculos y el cerebro. Es indispensable consumirlo para que nuestro cuerpo funcione bien, para que nuestras células produzcan energía y para que una gran cantidad de reacciones bioquímicas sucedan de manera óptima en nuestro organismo.  ¿Por qué tantas personas tienen deficiencia de magnesio? A pesar de que el magnesio es tan importante para nuestra salud, un alto porcentaje de la población tiene deficiencia sin saberlo. Algunos estudios estiman

¿Sabías que más del 40% del sodio que ingerimos cada día proviene de sólo 10 o 15 alimentos? La lista es inesperada porque algunos de estos alimentos no tienen un sabor particularmente salado: Pan comercialPizzaPastas comerciales preparadasSandwichesCarnes fríasSopas de lata o de bolsitaBurritos y tacos comercialesBotanas saladas como papitas, palomitas, pretzels, mezclas y galletas saladasPollo preparado comercialQuesos comercialesHuevos y omelettes comercialesSalsas, marinadas y condimentos comerciales Esta lista proviene de un estudio realizado en 2010 por los CDC de Estados Unidos, donde analizaron cuáles son las mayores fuentes de sodio para un ciudadano promedio. El estudio mostró que la mayor parte de la sal que muchas personas consumen en un día viene de alimentos ultraprocesados.  ¿Cómo saber si estás comiendo mucha sal? Depende. Si la sal que consumes es de muy buena calidad es difícil que estés consumiendo demasiada (siempre y cuando no consumas alimentos procesados). Que tu sal sea de buena calidad significa que: No es sal refinada. No pasó por largos procesos industriales ni tiene aditivos nocivos.Es naturalmente rica en minerales (contiene alrededor de 60 minerales). En cambio, si en casa usas sal de mesa (que sí es refinada) y además consumes alimentos enlatados o de paquetes, salsas del supermercado, embutidos, panes comerciales y otros productos procesados, es