Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

Los antojos no son simples caprichos de nuestro cuerpo, sino señales de algún desbalance.  Si aprendemos a interpretarlos, podremos entender un poco mejor la sabiduría de nuestro organismo entero.  Por ejemplo, pueden indicar que nos hace falta un nutriente en específico, que en nuestra microbiota están multiplicándose familias de bacterias que no nos convienen (y que se alimentan de azúcar) o que los niveles de azúcar en la sangre están subiendo mucho (y bajando repentinamente después). También pueden ser señales de alguna emoción que no es tan fácil de identificar —como aburrimiento, estrés, tristeza o soledad— y que puede disfrazarse de hambre o antojo cuando no nos detenemos a explorarla.  Puede ser útil hacerte estas preguntas la próxima vez que sientas un antojo insistente. ¿Estoy sintiendo hambre real, un antojo o una emoción?Lo primero es preguntarte si esa urgencia que sientes por comer es realmente hambre o es algo más. Puedes colocar una mano sobre tu abdomen y respirar profundamente dos o tres veces, de manera que el aire llegue hasta el fondo de los pulmones y haga que tu mano se eleve suavemente. Después, puedes repasar mentalmente cómo se siente tu cuerpo. ¿Qué partes están tensas? ¿Sientes algún dolor o incomodidad? ¿Qué sensaciones identificas?

El verano está cada vez más cerca en el hemisferio norte y es momento de buscar un antisolar (bloqueador solar) hecho con ingredientes sanos. Aquí te compartimos algunas recomendaciones. ¿La luz del sol es peligrosa?  Hemos escuchado que recibir el sol puede causar cáncer y que envejece la piel.  Sin embargo, la luz del sol es una gran fuente de energía y de salud para nuestro organismo si la sabemos aprovechar (con algunas precauciones esenciales). Uno de los beneficios más conocidos es la vitamina D, que nuestro cuerpo produce cuando recibe la luz del sol. La vitamina D es una protección natural ante muchos tipos de cáncer y enfermedades del corazón; es clave para la salud del cerebro y del sistema inmune, para el desarrollo de los niños y para tener huesos fuertes.  Además de la vitamina D, cuando recibimos el sol se producen múltiples procesos biológicos benéficos en todo nuestro cuerpo. Por eso sabemos que la luz solar es un antidepresivo poderoso y ayuda a armonizar nuestros ritmos hormonales.  ¿Todos los rayos ultravioleta son iguales? No. Para elegir el mejor antisolar, hay que entender una diferencia básica entre los rayos UVA y UVB.  RAYOS UVBNo penetran más allá de las capas superficiales de la pielNo penetran

¿Por qué tendríamos que ayudar a nuestro cuerpo a desintoxicarse, si es una función que ya lleva a cabo todos los días? Es cierto que nuestro organismo tiene órganos y sistemas expertos en desintoxicación. El más conocido es el hígado, pero también los riñones, los pulmones, el sistema linfático, el colon y la piel ayudan a filtrar y eliminar toxinas — por ejemplo, a través de la respiración, el sudor y la orina. Llevan miles de años evolucionando para hacer este trabajo y lo hacen muy bien. El hígado es el órgano esencial de desintoxicación, es el filtro de nuestro cuerpo. Algunas de sus más de 500 funciones son: filtrar la sangre, transformar las toxinas en productos de desecho, producir proteínas, desechar sustancias que ya no necesitamos y limpiarse a sí mismo. Sin embargo, en nuestra época hay una cantidad significativamente mayor de toxinas en el entorno: en los materiales y productos que usamos, en el agua que bebemos, en el aire que respiramos, en nuestros alimentos, etc. Una manzana hoy puede tener decenas de toxinas aunque parezca natural. Hay más de 70 mil sustancias químicas aprobadas para su uso cotidiano.  Llega un momento en que nuestro sistema de desintoxicación puede verse sobrepasado por

Llevar una alimentación antiinflamatoria puede ser muy sencillo una vez que comprendes cómo funciona. Hay que saber elegir los ingredientes, pero también lo que sucede alrededor — como el horario, la frecuencia, tu estado de ánimo, el entorno, ¡todo cuenta! La inflamación no siempre es mala Imagina que te caes y te golpeas la rodilla. La piel se pone roja, se hincha, se siente caliente. Estas son las señales de que el sistema inmune está acudiendo al lugar de la herida para detener la agresión y después restaurar los tejidos. Es inflamación aguda que dura unos días, semanas o meses y es muy benéfica, porque protege y repara. Otros ejemplos son: dolor o fiebre por una infección o por una sustancia tóxica que entró al cuerpo. Aparece como un síntoma intenso, hace su trabajo de proteger y reparar y después se va.  En cambio, cuando la inflamación no desaparece, se vuelve dañina. Es como si en una ciudad hubiera incendios continuos que nunca se consigue apagar del todo. Puede ser porque el equipo de bomberos no está bien entrenado o no tiene las herramientas necesarias, o porque hay una fuga de gas constante que está provocando los incendios una y otra vez. Aunque