Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

¿Qué hacer cuando comes fuera? Tips y recomendaciones

Si vas a visitar un restaurante, estas recomendaciones pueden ayudarte a tomar las decisiones más saludables para disfrutar de tu salida sin dejar de cuidarte. ¡Esperamos que te sean útiles!


Antes de salir:

  • Come algo rico y saludable en casa, ¡nunca llegues con el estómago vacío!
  • Prepara un kit de emergencia por si sientes hambre más tarde o por si no encuentras muchas opciones saludables en el menú. Ideas para incluir: nueces y almendras, verduras crujientes picadas (como zanahorias, apio o jícama), un frasquito con hummus o un par de huevos cocidos. 
  • Hidrátate muy bien durante todo el día, así tu apetito estará en calma y tu ánimo estará listo para disfrutar. 
  • Puedes compartir con tus acompañantes tu intención de comer sano y pedir su apoyo. 

Al ordenar:

  • Las sopas y las ensaladas son muy buenas opciones para empezar. Pide aceite de oliva y limón en lugar de aderezos comerciales (que suelen tener aceites industriales, endulzantes y aditivos). Evita toppings o aperitivos fritos, salsas cremosas o harinas refinadas, pues están diseñados para estimular más tu hambre. 
  • Para el plato fuerte, consiéntete con un pescado, cordero, curry, mariscos, etc. Cuando la preparación es simple es más fácil evitar ingredientes inflamatorios. Por ejemplo: salmón asado en lugar de salmón bañado en salsa. 
  • Prefiere platillos con las palabras “horneado”, “al vapor”, “a la parrilla”, “sellado”, “pochado” o “salteado” en lugar de “cremoso”, “crujiente”, “empanizado”, “bañado”, etc. 
  • No tengas miedo de preguntar qué contienen los platillos ni de pedir que te sustituyan ingredientes. Por ejemplo, puedes pedir una guarnición de verduras en lugar de harinas o pedir que tu platillo sea asado en lugar de frito. Al pedirlo, estás ayudando a que el restaurante incluya opciones más saludables en el futuro. 
  • Se vale preguntar si para sustituir la canasta de pan que ofrecen antes de los alimentos, pueden llevarte verduras frescas como zanahoria o pepino (con limón en lugar de algún dip). 
  • Además, pide uno o dos vasos de agua y bébelos unos 10 minutos antes de que te sirvan la comida.

Cuando te sirvan el primer plato:

  • Toma un momento para respirar profundamente 3 veces hasta que te sientas en calma y tu atención esté lista para recibir los alimentos. Disfrútalos primero con la mirada y agradece. Esto prepara a todo tu sistema, transforma tu metabolismo y te ayuda a disfrutar más.

Durante la comida:

  • Come despacio y mastica muchas veces cada bocado, pues cuando comemos rápido, tendemos a comer de más. Te va a sorprender cómo al masticar despacio puedes identificar cada uno de los ingredientes, los sabores se intensifican y permites que tu cerebro reciba la señal de que estás satisfecho. 
  • Centra tu atención en el presente para disfrutar de tus alimentos y de quienes te acompañan. Esto también ayuda a que tu metabolismo y tus hormonas funcionen de maravilla. 
  • Evita los cócteles y las bebidas azucaradas. Si vas a tomar una copa, elige vino o licores puros como tequila, brandy, gin, ron, vodka o whiskey, de preferencia solos o con agua mineral. 

Después de la comida:

  • Si vas a pedir un postre, puedes compartirlo con alguien para que la porción sea más saludable. Busca la opción más sana pero si quieres darte el permiso, ¡disfruta cada bocado sin ninguna culpa!
  • Si no quieres postre y los demás sí, puedes pedir una infusión de hierbas para mantenerte saboreando y estimular la digestión.
  • Busca la oportunidad de caminar un poco al terminar para ayudar a tu cuerpo a digerir. 

Cada comida es una oportunidad para consentir a tu cuerpo con mucha salud. 

Aprovecha esta oportunidad siempre que puedas. Y si de vez en cuando te das permiso de incluir alimentos menos sanos, no te estreses —pues el estrés estimula las hormonas que promueven el sobrepeso y otros problemas de salud. En tu siguiente comida retomas el camino saludable, ¡y listo!

Post a Comment