Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

Cuando alguien tiene un tema de la tiroides que se complica, podría parecer que retirar la glándula con una cirugía resuelve el problema.  Si se retira la glándula y el paciente reemplaza las hormonas tiroideas con medicamentos de por vida, el problema estaría resuelto, ¿no?  Tristemente, no. Te platicamos por qué.  La cirugía para remover la tiroides (de manera parcial o total) suele practicarse en pacientes con cáncer de tiroides, enfermedad de Graves, bocio e incluso en algunos casos de hipotiroidismo. En otros casos no se retira la glándula, pero se trata con yodo radioactivo para destruir las células tiroideas que no estén sanas.  Sin embargo, muchos presentan síntomas y complicaciones aún después de que les quitaron la tiroides. ¿Por qué? Porque la mayoría de los problemas de tiroides son la consecuencia de un desbalance en el cuerpo. Lo que está funcionando mal no es la tiroides en primer lugar, sino en otras partes del organismo —como una acumulación de toxinas, permeabilidad en el intestino, estrés crónico, desbalance en la microbiota, infecciones crónicas o deficiencias de nutrientes, por ejemplo.  Aunque la glándula de la tiroides se retire, esos desbalances siguen ahí. Si no se corrigen, seguirán afectando el funcionamiento del resto del cuerpo.  Cuando la causa de

Si tienes hipotiroidismo, hipertiroidismo o Hashimoto’s, es muy probable que hayas experimentado síntomas digestivos: Estómago inflamado constantementeEstreñimiento, diarrea, gasesAcidez, gastritis o reflujoIntestino irritableDolor de estómagoSensibilidad a ciertos alimentos ¿Te suena conocido? Se dice que todas las enfermedades empiezan en el sistema digestivo, y esto es especialmente cierto en el caso de las condiciones autoinmunes. Más del 90% de los casos de hipotiroidismo y la mayor parte de los casos de hipertiroidismo tienen origen autoinmune.  Por eso, los síntomas digestivos en realidad son una clave extraordinaria con la que el organismo nos indica: ¡es por aquí! ¿Por qué la digestión? Todos sabemos que el sistema gastrointestinal es el encargado de digerir los alimentos y absorber sus nutrientes, pero ¿sabías que también ayuda a protegernos de invasores y patógenos?  Una de las formas en que nos protege es a través de las paredes digestivas. Estas paredes son como la piel: son una barrera o un filtro que impide que cualquier partícula dañina entre a nuestro organismo. Son una capa de células que tienen uniones entre ellas para formar un tejido. Estas uniones se abren para dejar pasar los nutrientes, pero bloquean el paso de toxinas o cualquier partícula dañina. Cuando estas uniones se dañan, decimos que esa persona tiene intestino