Información de contacto

Miami

660  Crandon Blvd, Suite 103, Key Biscayne Fl, 33149

+1 305 868 6850

México DF

Arquímedes 145 PB.
Entrada por Hesidio, Polanco. CDMX

+52 55 5281 7040

+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami
+52 (55) 5281 7040
Ciudad de México
+1 (305) 868 68 50
Miami

¿El COVID-19 es una enfermedad de estilo de vida? ¿Qué significa eso?

La idea de que hay un virus amenazándonos constantemente (en las calles, en las manos de otras personas, en cualquier superficie que toquemos) es aterradora. Pero, ¿qué tal si el verdadero riesgo no es ese? 

Un virus flotando en el aire no es algo que podamos controlar. Lo que sí podemos controlar es nuestro estilo de vida de todos los días. 

¿En verdad es tan alta la tasa de mortalidad?

Los datos están mostrando que la tasa de mortalidad del virus está cerca del 1% (o menos). Es decir, que si entras en contacto con el virus, tienes una probabilidad de sobrevivir de alrededor del 99%. 

Las estadísticas que se muestran en las noticias suelen tomar en cuenta sólo los casos confirmados de covid-19, pero en realidad hay muchas más personas que ya entraron en contacto con el virus y que no presentaron síntomas (o que tuvieron síntomas poco severos). ¡Puede ser hasta un 90% de la población!

¿Cuál es el riesgo real?

Más del 97.5% de las personas que entran en problemas graves al contagiarse de covid-19 tienen el sistema inmune comprometido y tienen al menos una condición crónica preexistente, como obesidad, hipertensión, diabetes o problemas cardiovasculares. 

¿Qué quiere decir esto? Que el factor determinante no es la presencia del virus, sino el mal estado de salud que ya tenían desde antes. 

¿Por qué se dice que es una enfermedad de estilo de vida?

El coronavirus nos está mostrando qué tan saludable (o poco saludable) está nuestro cuerpo. Los datos siguen indicando que quienes tienen mayor riesgo son las personas con diabetes, hipertensión, obesidad, insuficiencia renal, lupus, cáncer, enfermedades cardíacas y respiratorias, así como adultos mayores.

Muchas de estas condiciones son el resultado de un mal manejo del cuerpo. Por ejemplo, ¿sabías que alrededor del 90% de las personas con diabetes tienen diabetes tipo 2? Esto quiere decir que su enfermedad no tiene tanto que ver con sus genes, sino con sus hábitos y su ambiente. Por eso, aunque antes era considerada una enfermedad de ancianos, ahora es cada vez más frecuente en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Otro indicador es que 2 de cada 3 personas con diabetes tipo 2 viven en zonas urbanas, donde el estilo de vida es más sedentario y la alimentación es más procesada. 

Algunas de las decisiones poco saludables que nos ponen en más riesgo de desarrollar una condición crónica (y por lo tanto también nos hacen más vulnerables al coronavirus) son:

  • Pasar muchas horas al día sin movimiento
  • Comer alimentos altamente procesados, con aditivos tóxicos 
  • Beber y comer grandes cantidades de azúcar 
  • No incluir alimentos naturales con suficiente variedad y calidad
  • Tener un ambiente y productos altos en toxinas
  • Vivir con estrés constante 
  • No estar en contacto con la naturaleza
  • Tener relaciones sociales escasas o débiles

Entonces, en lugar de esperar la vacuna… 

¡Adoptemos un estilo de vida saludable! No solo para protegernos del coronavirus, sino para disfrutar de una calidad de vida maravillosa. La mejor vacuna es lo que podemos hacer todos los días para fortalecernos. 

Algunas ideas:

  1. Preferir la información científica y no la sensacionalista.
    La salud empieza por una buena educación, si no va a ser difícil ser el experto de tu cuerpo. Si quieres conocerlo a fondo, revisa nuestros cursos en línea. Son entrenamientos prácticos llenos de herramientas para auto sanarte y conocerte cada día más. Y si quieres apoyo personalizado, ¡estamos para ayudarte! Regístrate aquí para agendar una asesoría.
  2. ¡Cultivar tus relaciones!
    Quienes tienen buenas relaciones sociales (de 4 a 6 familiares o amigos cercanos con los que están relacionándose constantemente) tienen 400% veces menos probabilidades de tener síntomas graves al contagiarse. Es una cifra impresionante que ningún fármaco ni tratamiento puede replicar.
  3. Además de defenderse, ¡atacar!
    No sólo se trata de tener una buena defensa (con precaución y sana distancia), sino también de tener una buena estrategia de ataque. ¿Cómo se hace? Aquí te damos recomendaciones para rejuvenecer tus células, para fortalecer tu sistema inmune mientras duermes y para optimizar tu metabolismo

Post a Comment